Fuera de Foco

Cada tanto me voy del eje… Me inclino hacia afuera, hacia él, hacia ellos. Hacia el mundo. Me inclino tanto que casi termino cayéndome en ese mundo externo. El afuera me consume, me compra y hace lo que quiere de mí. Y parezco robotizada…

Y de repente me veo envuelta en algo que no soy. No, es que no soy eso. No existo fuera de mi. Quizás sea una réplica mía, pero esa que anda ahí afuera no soy yo.

¿En que momento me subí a ese tren?, ¿subí sola o me empujaron?. ¿Cómo podría yo elegir conscientemente salirme de mi misma?.

desenfoque

Tomarme el tren equivocado. Desconociendo todo a mi paso. Desconociendo incluso a esa pasajera, que cree ser yo…

No parezco entender nada… ¿en que momento me subí ?, ¿por qué compré un pasaje para irme lejos de mi misma?.

Me descentro. Se me corre el eje. Y me encuentro parada en donde no soy; en donde no existo.

Pero por más que me incline mucho y parezca que voy a caerme en el afuera, siempre despierto a tiempo.¡Gracias a Dios!. Me doy cuenta de mi tambaleo, me doy cuenta que me estoy a punto de caer en algo que no es, en algo que no soy. Y entonces regreso ; regreso a casa…

Vuelvo a mi. Vuelvo una vez más a mi centro. Y  soy quien soy, la verdadera. Soy la que me agrada, la que me inspira felicidad.Y soy la de la confianza y la agradecida de la vida. Soy quien soy, en mi centro. Y así recupero mi sonrisa.

¿Pero por qué cada tanto vuelvo a descentrarme?, ¿qué me atrae del afuera?… Quisiera de verdad no irme más. Pero aunque esto me siga pasando, lo importante está en darme cuenta cada vez que me esté tomando el tren equivocado… ¡Y bajarme!. En cada parada las puertas se abren; en cada parada puedo elegir bajarme para regresar a mi.

¿Alguna vez se sintieron fuera de foco?, ¿alguna vez perdieron el centro?…

Si esto es de ayuda, doy fe que siempre podemos volver a él. Siempre y cuando queramos, podemos elegir volver a casa una y otra vez.

¿Están en el tren equivocado?… Si es así, ¿qué esperan para bajarse?…

Las puertas se abren y, junto a ellas, la posibilidad de siempre volver a elegir lo mejor para nosotros. Siempre se puede volver a elegir de qué manera queremos caminar. De qué manera queremos bailar. Y de qué manera queremos vivir.

¡Elijan!

foco

¿Lugares que hablan?

IMG_2010(1).JPG

¿Es posible que existan lugares que nos pertenecen?… Lugares vacíos en el pasado y llenos en el presente…Llenos de momentos vividos, sentimientos escondidos y sensaciones que pertenecen ahí y permanecen ahí… ¿Puede ser que un lugar, tan sólo un lugar, nos traslade a otro tiempo?…Lugares portadores de secretos y lugares propietarios de recuerdos… Recuerdos felices, recuerdos tristes o simplemente recuerdos pero que no dejan de aferrarse al lugar en el que fueron creados… ¿Se irán alguna vez?, ¿O permanecerán inmóviles para siempre?…Mientras tanto, no sabemos si regresar a esos lugares porque son lugares que realmente nos movilizan, lugares que dicen mucho y es imposible acallarlos…Quizás el tiempo borre esos recuerdos, quizás el viento se lleve algunos secretos pero tan sólo algunos porque al parecer hay marcas que siempre permanecerán ahí…Huellas de que en ese lugar algo pasó, huellas imposibles de borrar que nos hacen recordar que alguna vez estuvimos ahí …

Este otoño seamos árboles

Consejos-para-el-riego-de-los-arboles-en-otono.jpg

No nos resistamos a perder nuestras hojas. Dejémonos sacudir por el viento, miremos de frente los nuevos aires. Sintamos la brisa, sintamos el frío, que nos envuelvan los rayos del sol. Pero mantengámonos enraizados, que nada nos tire. Que nada nos haga tambalear. Y que nuestra esencia permanezca intacta.

Que todas aquellas hojas que ya no sirvan, que ya no nos aporten nada, vuelen lejos y  no vuelvan. Que no vuelvan. Porque lo que se seca ya no es útil; lo dice la naturaleza, lo dice la vida.

No nos aferremos a nada, soltemos lo que ya no somos pero hagámoslo con confianza. Con esa fe que nos dice que en un tiempito tendremos hojas nuevas, llenas de vida, llenas de color. Alegres, muy alegres. Hojas tiernas que marcarán nuevos comienzos.

Dejémoslas ir, no opongamos resistencia porque, ¿saben qué?, se irán de todos modos. Caerán porque en otoño eso es lo que pasa. Las hojas caen y las veredas las reciben para luego dárselas al viento. Caerán de todos modos, no la hagamos más difícil. ¡Soltemos!.

Son así los ciclos de la vida. Esperemos con nuestros brazos abiertos y nuestras ramas vacías los nuevos comienzos. Ya están naciendo aunque invisibles aún. En algún lugar ya existen; confíen.

¿Pueden sentir como lo nuevo se avecina?

Yo lo siento tal como se siente la brisa cuando viene del mar. Suave, refrescante, energizante. Y,por supuesto, prometedora.

220c08548cac211cc7db219bb52f46cf_XL.jpg

Buscando lo Intangible

Me voy. Y lo único que sé es que me voy en busca de algo. Hay algo esperando por mí en aquel lugar como lo hubo siempre en cada lugar que pisé. Y también lo habrá siempre en cada lugar que pase. Porque detrás de lo que se ve hay algo mayor que no se ve. Es eso lo que voy a buscar.

Quiero encontrarme con todo aquello que no pueda tocarse. Encontrarme con todo aquello que sea invisible a los ojos. Aquello que no tenga sonido, que no tenga forma, que no tenga cuerpo pero que sea real. Busco lo real. Y espero encontrarlo.

Todo lo que sea invisible, todo lo que pase desapercibido para muchos otros, todo eso es lo que deseo encontrar. Deseo que mis manos toquen lo que no pueda tocarse. Sinceramente, no tengo lugar en mi valija para cosas tangibles; ocupan demasiado espacio.

Eso que no se puede explicar con palabras, eso es justamente lo que quiero encontrar. No me pidan que lo explique porque simplemente no puedo. ¿Puede alguien del otro lado entender de lo que estoy hablando?…

Voy a buscar todo lo que pueda llevarme fuera de mi valija. Miraré, estaré atenta y lo encontraré. Y el día en el que deje ese lugar, volveré llena, llena de lo intangible. Nutrida por dentro, aunque por fuera parezca la misma.

Y me iré o volveré con la valija liviana; porque lo que verdaderamente importa no se lleva ahí, sino en el alma.

unnamed